Esquelas de Asturias, Sábado 04/07/2020. Última esquela a las 13:04:33. 22807 esquelas de Asturias
Tanatorios, funerarias y crematorios de Asturias

JULIO ANGUITA GONZÁLEZ Publicar recuerdo

Líder de IU, y excoordinador federal de IU . Falleció el 16 de mayo de 2020 en en el Hospital Reina Sofía (Córdoba).
JULIO ANGUITA GONZÁLEZ
"JULIO ANGUITA GONZÁLEZ

Hijo de militar, bisnieto y nieto de guardia civil, Anguita era licenciado en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad de Barcelona y ejerció como maestro nacional en Montilla, Alicún de Ortega (Granada), Nueva Carteya y Córdoba.

En 1972 ingresó en el Partido Comunista de España (PCE), del que llegaría a ser secretario general, y en 1977 accedió al Comité Central del partido en Andalucía (PCA).

Su primer cargo institucional fue el de alcalde de Córdoba, al que accedió en 1979. Cuatro años después, en las municipales de 1983, fue reelegido por mayoría absoluta, lo que le valió el apoyo del 'califa rojo', ya que era el único alcalde comunista de una capital española.

Diputado en el Parlamento andaluz durante las dos primeras legislaturas, fue candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía en 1986 al frente de la coalición Izquierda Unida.

En febrero de 1989 fue elegido secretario general del PCE y un año después se convirtió en coordinador general de IU, con quien fue candidato a la Presidencia del Gobierno.

En esa etapa su posición política se caracterizó por supeditar cualquier tipo de pacto con el PSOE a acuerdos programáticos concretos, haciendo famoso el lema "programa, programa, programa", y defender tanto la teoría de las "dos orillas", en la que equiparaba las posiciones de PP y PSOE, como el 'sorpasso', según la cual IU debía aspirar a superar al PSOE para convertirse en fuerza hegemónica de la izquierda en España.

Desde que conquistó la alcaldía de Córdoba en 1978 y hasta que dejó la coordinación general de Izquierda Unida en el 2000, batalló con propios y ajenos. 

Anguita mantuvo un liderazgo desde la intelectualidad que, pese a las confrontaciones, le mereció el respeto de sus oponentes políticos. 

Volver