Esquelas de , Sábado 01/10/2022. Última esquela a las . 0 esquelas de
Tanatorios, funerarias y crematorios de

ELIZABETH ALEXANDRA MARY WINDSOR Publicar recuerdo

REINA. Falleció el 8 de septiembre de 2022 en Royal Deeside
ELIZABETH ALEXANDRA MARY WINDSOR
"ELIZABETH ALEXANDRA MARY WINDSOR

Muere la monarca con más años de servicio a Gran Bretaña, y cuyo reinado se definió por un sentido inquebrantable de compromiso con su pueblo y su país.

Para muchos británicos, la monarca fue el único punto constante en un mundo que cambiaba rápidamente a medida que la influencia de Reino Unido declinaba, la sociedad se transformaba y el papel de la monarquía se ponía en entredicho.

Elizabeth Alexandra Mary Windsor nació el 21 de abril de 1926, pero como hija mayor de Alberto, el duque de York, y Elizabeth Bowes-Lyon, no estaba en línea directa para convertirse en reina. Su porvenir vendría marcado cuando tras la muerte de su abuelo Jorge V, su tío, heredero al trono, decide casarse por amor con  Wallis Simpson una estadunidense divorciada que fue considerada inaceptable para la monarquía. Este abdicaría a favor del padre de Isabel que se convertiría en Jorge VI. Como heredera inesperada comenzó a prepararse para un día ceñirse la corona británica.

En 1939, la princesa de 13 años asistió junto a los reyes a una visita a la Escuela de la Royal Navy en Dartmouth. Ella y su hermana fueron acompañadas en el recorrido por uno de los cadetes, su primo tercero, el príncipe Felipe de Grecia. El 20 de noviembre de 1947 se casarían en la Abadía de Westminster.

En enero de 1952, Isabel, con 25 años, y Felipe ocuparon el lugar del rey y la reina en una gira por África. La pareja estaba en Kenia cuando llegó la noticia de la muerte del rey e Isabel regresó inmediatamente a Londres, ya como la nueva reina. 

Convencida de la importancia de su papel como la mejor embajadora de su país, Isabel II viajó durante décadas por el mundo, visitando a gobiernos extranjeros o haciendo de anfitriona de jefes de Estado.

Como monarca constitucional, siempre se tomó con seriedad su derecho a consultar, aconsejar y advertir, pero nunca trató de sobrepasarse. Sabía que era jefa de Estado, pero no de gobierno.

Después vendrían los escándalos y desastres que comenzaron a afectar a la familia real. El golpe definitivo lo daría la muerte de la princesa Diana que haría bajar la popularidad de la Reina a sus horas más bajas. 

 

 

 

Volver